En este artículo tienen toda la razón, ya que la mayoría considera que las pruebas funcionales son las únicas que se pueden automatizar con herramientas como Selenium, Selenide, QTP, etc; pero hay que tener en cuenta que las pruebas unitarias a nivel de clases críticas, que tienen bastante dependencia en las funcionalidades de los aplicativos, es necesario validar su comportamiento con los tantos cambios que sufren. Hoy en día vivimos en una era donde los conceptos de SOA, MicroServicios, ESB, toman mayor fuerza, por ende, el automatizar la validación de estos se hace necesario.
Muchas herramientas de automatización de pruebas proveen características para grabar y reproducir acciones del usuario para posteriormente ejecutarlas un número indefinido de veces, comparando resultados obtenidos con resultados esperados. La ventaja de ésta aproximación a la automatización es que requiere de menos desarrollo de software, sin embargo el confiar en éstas características del software lo hace menos confiable en la medida que muchas veces dependen de la etiqueta o posición del elemento de interfaz, y, al cambiar, el caso de prueba debe ser adaptado al cambio o probablemente fallar. Una variante de estas pruebas es la prueba de sistemas basados en la web en las que la herramienta de prueba ejecuta acciones sobre el navegador e interpreta el HTML resultante. Una variación más es la automatización sin scripts, que no usa grabación y reproducción de acciones sino que construye un modelo de la Aplicación Bajo Prueba ABP (AUT en sus siglas en inglés) que permite a la persona que prueba ("tester") que cree pruebas simplemente editando parámetros y condiciones.
Hoy las empresas en el mundo utilizan varios tipos de software que se adapten a sus negocios. Antes se utilizaban los libros de contabilidad y calculadora para recopilar información en varias hojas, sobre ventas y emisión de facturas para los clientes. Aparte de los registros regulares de las tiendas,  todo lo que hoy se usa esta completamente automatizado. Esta gran  revolución en el mundo de la informática trajo consigo un gran cambio para las empresas y el modo en que estas dirigen sus operaciones de negocios. A través del uso del software se puede asegurar que su negocio no sólo tenga un giro más exitoso, sino que además exista un ahorro considerable en tiempos y mayores ingresos.

Por otro lado, otra herramienta que cada vez cobra mayor importancia dentro de un ecommerce es el buscador interno. “La importancia de un buscador reside en que es una de las herramientas más directamente vinculadas a la conversión, es decir, a la venta”, afirma Pepe Romero, responsable de comunicación de Doofinder . “Cualquier persona que entra en un, blog, intranet o comercio online, lo primero que hace es ir a la caja de búsqueda. En el caso de los blog, intranet o webs corporativas, Doofinder ayuda a encontrar fácilmente el contenido, mejorando así la experiencia del lector o empleado a la hora de encontrar lo que busca”.
“Son herramientas muy útiles en su versión gratuita, de hecho la principal limitación de Zoho CRM sin pago es que sólo permite el acceso a tres usuarios distintos dentro de la empresa, lo que para una pyme suele ser suficiente. En el caso de Openbravo, al ser software libre, el problema puede venir, como con cualquier solución open source (código abierto), en que hay que tener ciertos conocimientos técnicos para ponerlas a funcionar. Por eso, aunque Openbravo sea gratuito, si no tienes conocimientos técnicos debes valorar si te compensa contratar a alguien que instale y configure Openbravo para ajustarlo a las necesidades específicas de la empresa”, explica José Carlos Cortizo, CMO de BrainSins .
×